ternura

Esta es la pregunta que se hacen muchos padres que tienen poco tiempo para estar con sus hijos. La respuesta: contener emocionalmente.

“Un padre debe entregar a sus hijos contención y límites. El equilibrio entre ambos factores es el desafío que tenemos a lo largo de su infancia y adolescencia, para lograr que crezcan sanos y con herramientas para la vida”

Así de simple y así de difícil. Pero lograrlo es clave, porque según explica el especialista existen dos formas de abandonar a un hijo. La primera, es a través de un modo de crianza que no pone límites: los hijos captan esto y no desarrollan bien sus capacidades, lo que en el futuro afecta su autoestima. Y la segunda, es por medio del abandono emocional, donde los padres no son capaces de ver qué necesita cada uno de sus hijos e intentan que ellos se adapten a las circunstancias de los padres.

Un ejemplo muy trivial, pero sintomático: “Si sólo el tiempo en que estamos juntos es para ir al supermercado, difícilmente se da un espacio para encontrarse con la parte más lúdica del hijo y mirar el mundo desde su perspectiva”.

Lograr el equilibrio entre dar contención emocional y poner límites implica, en concreto en esta etapa de la vida, saber atender al interés de jugar de los niños y saber poner en práctica estrategias para formales hábitos. En este sentido, el tiempo de calidad necesariamente pasa por tiempos especialmente dedicados a los hijos, donde existe un acuerdo previo por parte de los padres acerca de su estilo de crianza. “Aquí es fundamental el rol de ambos padres, que no sea la mamá la única que impone reglas y el papá el entretenido para jugar. Los dos deben coordinarse para divertirse y para respetar los hábitos familiares”.

El especialista señala que “los niños son un buen termómetro de sus papás y se dan cuenta si no hay acuerdo entre ellos. Perciben también cuando algo diferente ocurre, como que la mamá está esperando otra guagua, o el papá está estresado en el trabajo. Por eso es muy importante estar de acuerdo como padres sobre cómo entregarles el apoyo y la contención que necesitan en cada etapa, replantearse frente a nuevas situaciones, conversar sobre esto y así evitar traspasarles sus preocupaciones”.

Ternura y firmeza

Algunos consejos del psiquiatra uruguayo Alexander Lyford-Pike, autor del best seller “Ternura y Firmeza”.

Los niños reclaman que los padres ejerzan la autoridad, necesitan verlos fuertes, firmes y no débiles y acomplejados, cosa que además captarán intuitivamente.

Las mujeres tienen una capacidad mayor de tolerancia a la presión de los problemas y una intuición superior porque están temperamentalmente preparadas para ello. Ellas tienden más al afecto, ellos al raciocinio.

El hombre necesita cierto periodo preparatorio desde que llega a la casa, porque sabe que los problemas de los hijos, que compartirá con su mujer, exigen un enfoque radicalmente diferente al que utilizó durante el día en la oficina.

Fuente:http://hacerfamilia.cl/