nPescribiendo

San Josemaría recuerda el día de la primera comunión como el momento en que Dios se hizo dueño de su alma. Benedicto XVI también recuerda aquel día como el más alegre de su vida.

Primera comunión de San Josemaría