Hace unos meses fuimos invitados a formar parte de la Asociación de Padres del Colegio, invitación que aceptamos con mucho gusto, reconociendo que era momento de devolver a la escuela un poco de lo mucho que de ella hemos recibido.

Por esta razón hoy queremos compartirles la experiencia que para nosotros ha sido formar parte de la Familia Thezia.

Si nos preguntáramos hoy qué nos llevó como padres a elegir esta escuela para la educación de nuestras hijas, quizá la respuesta en aquel entonces era la de, por ser un Colegio con alto nivel académico y con una formación cristiana. Sin embargo, después de casi 15 años de pertenecer a esta Institución, con una hija graduada y con otra casi por graduarse, creemos que la respuesta va mucho mas allá de eso.

En Liceo Thezia hemos descubierto la importancia de formar a nuestras hijas no solo en lo académico, sino en lo mas esencial de la vida, la parte humana. Ya entendimos, nos queda muy claro, que para la escuela su mayor reto es el de formar niñas, que después se transformaran en adolescentes, para salir al mundo como mujeres capaces de ser útiles a la sociedad, de servir y transformar su entorno.

Tenemos el gran orgullo y la enorme satisfacción de comprobar que el compromiso de la escuela no se queda en promesas y buenos deseos, sino que de verdad se refleja y se siente en nuestras hijas. Creo que a muchos de los que estamos aquí, nos ha tocado ver a ex alumnas seguras de lo que están buscando, capaces de sobresalir en lo que hacen, con grandes iniciativas o bien, transformadas en madres de familia que están siguiendo con sus hijos el camino que aquí comenzaron.

Nosotros como padres también tenemos mucho que agradecer a Liceo Thezia, le agradecemos que no tuvimos que salir a buscar por fuera el que nos enseñaran a ser Padres Educadores sino que, de manera conjunta con nuestras hijas, también nos han ido enseñando a través de un sinfín de Conferencias, Talleres y Cursos, la difícil tarea de educar. Nos han formado para ser Padres conscientes de que nuestras hijas pueden equivocarse, que pueden cometer errores y que, para eso, la escuela también está presente, para acompañarnos y acompañarlas a ellas en este proceso. Así entendemos la gran labor del Sacerdote y las Preceptoras, les estamos muy agradecidos.

Si a estas alturas nos preguntáramos nuevamente qué escuela elegiríamos para nuestras hijas, sin lugar a dudas, volveríamos a elegir al Liceo Thezia.

 

– Lucía y Santiago Aguirre, presidentes de APA