Niños y Tablets

Evoluciona con tus hijos sin perder el control de lo que realmente importa en la familia.

 

Las tablets han llegado a nuestros hogares y parece que han llegado para quedarse. Además no sólo piensan quedarse en manos de los adultos, los niños (y cada vez desde una edad más temprana) también las utilizan. De hecho algunos de los niños de este país volverán al cole con una mochila mucho menos pesada porque han cambiado sus libros por tablets.

Tanto para los que vayan a usarlas como libros de texto, como para los que las vayan a usar en casa para estudiar o jugar es necesario tener en cuenta unas normas básicas a seguir cuando estos dispositivos van a pasar tiempo con los menores.

Para empezar a establecer estas pautas entre nuestros hijos y las tablets lo primero en lo que deberíamos de pensar es en la edad de estos. Cada vez más se ven niños más pequeños, incluso podríamos decir bebés, aprendiendo a usar la tablet, o dispositivos similares. Según nuestro punto de vista esto no es necesario, ni deseable, además de no ser físicamente seguro. Por un lado debemos de tener en cuenta que niños tan pequeños pueden dañar este dispositivo con facilidad, y con ello incluso hacerse daño a ellos mismos. Además no sabemos qué efectos pueden tener estos dispositivos en niños tan pequeños. Nosotros recomendamos como mínimo que los niños tengan 3-4 años, dependiendo del niño, para empezar a utilizar la tablet.

Pensando en los más peques, estos de 3-4 años, las primeras reglas y más básicas deben ser usar la tablet con las manos limpias, limpiar la pantalla es algo delicado. Y además para los más pequeños y no tanto, nada de comida y bebida cerca de la tablet.

Por otro lado, como casi todo, la tablet y en general los nuevos dispositivos a nuestro alcance son buenos en su justa medida. Debemos pactar desde el primer momento unos plazos y unos tiempos para el uso de las tablets. Establecer unos tiempos máximos diarios y apoyar otras iniciativas o actividades al aire libre. Aconsejamos un límite de 2 horas al día para que los niños de hasta 5 años usen cualquier dispositivo que requiera visualizar una pantalla. El exceso de uso puede cansar la vista y resecar los ojos. Además demasiada actividad “tecnológica” disminuye los niveles de actividad física. Para hacer cumplir estas normas lo mejor es que los dispositivos estén guardados por los padres o tutores y se los den a los niños cuando sea el momento oportuno.

Otro aspecto a resaltar es el hecho de a qué van a acceder los menores. Es necesario habilitar las restricciones a sitios o contenido que no está permitido. Cuando le dejamos la tablet a un niño hay que restringir la opción de poder instalar apps. Incluso sería interesante deshabilitar el wifi o acceso a internet si los padres van a dejar al niño “sólo” utilizando la tablet.

Pero tampoco se trata de demonizar las tablets. Con ellas podemos acceder a muchas herramientas educativas de manera divertida. Dado que les gusta tanto poder utilizar estos dispositivos es una gran oportunidad para que aprendan de una manera entretenida. Pueden colorear figuras, aprender a asociar sonidos, o comenzar a reconocer letras y números sin tener que estar en el colegio. Las apps aprovechan la interactividad para mantener el interés de los niños. Pueden aprender estén donde estén. Así que si tienes la oportunidad de usar las nuevas tecnologías con tus hijos, hazlo. Pero siempre como algo complementario.

Pasando a niños más mayores y preadolescentes ya llegamos a otros problemas. Algunos nos recomendarán piratear el dispositivo dado que si no, no pueden tener juegos o aplicaciones de fuera de las tiendas oficiales. Pues bien, mucho cuidado con estos procesos. Debemos indicar la no conveniencia de los mismos. Estos procesos permiten a los usuarios acceder por completo al sistema operativo, permitiendo al usuario descargar aplicaciones, extensiones y temas que no estén disponibles a través de la Store oficial. Dicho de otro modo no se recomienda piratear este dispositivo para poder acceder a juegos, aplicaciones… que no están disponibles en la Store Oficial dado que esto puede llevar a la descarga de aplicaciones que estén realizadas con fines totalmente distintos al juego que nos venden y que su finalidad última sea tomar el control de nuestra tablet.

Esto en cuanto a consejos con respecto a los niños pero también debemos tener en cuenta los ajustes técnicos:

  • Es necesario aplicar cualquier actualización del sistema disponible desde el fabricante.
  • Es conveniente que se solicite una clave de acceso al dispositivo.
  • El dispositivo debe borrarse automáticamente tras 10 intentos de acceso fallidos. (No todos los sistemas lo permiten)
  • El dispositivo debe bloquearse automáticamente tras cinco minutos de inactividad.
  • Debemos activar el Bluetooth únicamente cuando necesitemos utilizar este protocolo y desactivarlo una vez hayamos finalizado.
  • Conviene instalar algún tipo de aplicación con funciones de control parental y configurarla adecuadamente.
  • Y aunque no es exactamente un ajuste técnico, también deberíamos mantener la WebCam tapada con una pegatina o post-it que podamos quitar y poner con facilidad mientras no la tengamos que utilizar.

Con todo esto esperamos que su convivencia con las tablets sea mucho mejor.

Fuente: http://www.hijosdigitales.es/