19ª International Family Congress

FAMILIA VS. TRABAJO.

Primera de Dos partes

Por Victoria Caparas.

Tenemos el gusto de compartir en resumen una conferencia XIX Congreso Internacional de la Familia organizado por el IFFD International Federation for Family Development que se llevó a cabo en la Ciudad en México del 16 al 18 de octubre de 2015.

La autora proviene de Asia. Comenta que en su tierra la familia es sin duda una prioridad. Analiza lo que sucede con una mujer que no solo se dedica al hogar, y que forman parte del mercado laboral para procurar una vida más digna y próspera.

En América, en el 2007, el 70% de las parejas de familias con hijos de 0 a 14 años son padres que trabajan fuera del hogar a tiempo completo. También en gran parte de los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) a excepción de Japón, Turquía y, precisamente México.

Así las cosas, parece obligado plantear la pregunta siguiente: ¿Quién se preocupa de los niños y el hogar? ¿Es la familia un obstáculo para progresar en el trabajo? ¿Es el trabajo un impedimento para formar una familia? (1)

A menudo, los conflictos trabajo-proyecto de vida personal no se resuelven sino posponiendo el matrimonio o la paternidad.

Las dificultades para compaginar convenientemente vida laboral y familiar lleva a muchas mujeres a renunciar a su trabajo cuando se casan y tienen hijos. Un estudio elaborado por el Banco mundial, del año 2012, llama “carga doble” a las responsabilidades que las mujeres asumen al cuidar a sus hijos y sus padres mayores y, al tiempo, de sus hogares. Siete de cada diez mujeres japoneses retoman su vida laboral una vez cumplidos los cuarenta.

La causa de la enemistad entre familia y trabajo parece ser el TIEMPO. Ambos lo requieren, el día tiene 24 horas para todo el mundo; si un empleado está en la oficina, no puede educar e instruir a sus hijos; si una empleada está cuidando de un hijo enfermo, difícilmente puede atender –con la atención que exige- el correo del trabajo. Muchos autores piensan que existe un problema más allá del TIEMPO. Es la intromisión y el impacto psicológicos del trabajo en la familia y de la familia en el trabajo. Dependiendo de la posición que cada cual ocupe en la compañía para la que trabaja, las fronteras del hogar pueden ser más penetrables que las fronteras del trabajo. Las personas que han escalado dentro de su empresa, seguro que se acuerdan de los tiempos en que, teniendo un cargo menor, se llevaban trabajo a la casa y hacían frente a emergencias que les exigían una acción rápida.

El conflicto entre familia y trabajo acarrea de este modo consecuencias reales: menores tasas de productividad, estrés, falta de motivación y moral baja, para las mujeres este conflicto puede penalizar sus carreras profesionales. El trabajo a tiempo completo implica dedicación total y plena disponibilidad de horarios tanto de oficina como para viajar.

Los hombres también están preocupados por sus familias y por la exigencia que lleva aparejada la conciliación de la vida familiar y la laboral. Pueden atravesar períodos de bajo rendimiento cuando discuten con sus esposas o se enfrentan a problemas financieros y, en definitiva, cuando se encuentra en peligro la estabilidad familiar.

Esperanza desde la investigación en torno al conflicto familia-trabajo.

Se publicó un artículo titulado (2) “Cuando el trabajo y la familia son aliados: una teoría del mutuo enriquecimiento trabajo-familia. Allí se afirma, que el espíritu humano tiene la capacidad de asumir más trabajo del que en principio puede, por un motivo, eso si, que valga la pena. Y el amor a la familia es un noble motivo que empuja a la persona a trabajar. Se han definido tres áreas:

En primer lugar, la asunción y satisfacción de múltiples roles puede traer consigo mayor bienestar que la que produce uno solo, disfrutar por ejemplo de un trabajo cuyo contrato incluya una cobertura sanitaria, proporciona mayor tranquilidad y bienestar a las madres trabajadoras, como satisfacciones a un padre, en casa y en el trabajo, percibir un buen salario y poder asi sustentar a su familia.

En segundo lugar, la asunción de los roles familiar y laboral, puede amortiguar el impacto negativo que provoque en las personas cualquiera de sus múltiples roles. Por ejemplo, el inestimable apoyo emocional que puede ayudar a un padre de familia a recuperar salud y ánimos durante un período de baja por enfermedad.

Por último, las experiencias vividas en un rol pueden dar origen a experiencias en el otro. Existe de hecho una transferencia de experiencias positivas de una esfera a otra. Las mujeres pueden utilizar la amplia red social que han tejido a lo largo del tiempo o las relaciones profesionales que han establecido para administrar tan bien como sea posible sus propios hogares. Y a la inversa, la vida familiar enriquece el trabajo.

También el enriquecimiento trabajo-familia logra una mejor actuación a través de los sentimientos positivos, que incluyen las actitudes, los humores, las emociones y los estados mentales. Por ejemplo, una pareja trabajadora puede sentirse especialmente satisfecha y animada, y resultar más creativa, después de una semana de trabajo que ha sido gratificante. Y viceversa, después de un fin de semana de disfrute en familia, un empleado puede sentirse más comprometido, atento o motivado a vuelta a la oficina el lunes.

En la próxima entrega seguiremos con el tema: Esperanzas desde las empresas familiarmente responsables.

LICEO THEZIA.

Caty Gerhard.

  • Trabajo y familia: aliados o enemigos?. Work and family por Stewart Friedman y Jeff Greenhause.
  • Jeff Greenhause y Gary Powell.