Niños-lectores

desde los dos años de edad se puede enseñar a pensar al niño, no tanto como memoria, como almacén, sino como fábrica de ideas, de criterios, e incluso esto tiene que ver con el juicio moral, con cómo saber que es correcto moralmente o no.