Unas sencillas pautas ayudan a los más pequeños a apreciar el valor del dinero y la utilidad del ahorro.

Una cuarta parte de los niños de entre 5 y 10 años  reciben una asignación económica periódica por parte de sus familias. La “paga” les ofrece una oportunidad única para iniciarse en el ámbito financiero, además de conocer las primeras nociones del ahorro. En este artículo se explica por qué es importante que los pequeños aprendan el valor de las cosas y se proporcionan cinco claves para enseñarles a ahorrar.

1. La paga (domingo) de los niños les enseña a ahorrar

Uno de cada cuatro niños de entre 5 y 10 años percibe también dinero de sus padres de forma periódica.

¿Qué hacen con este dinero? Los juguetes (30%) y las golosinas (23%) son los principales objetos de consumo de los menores. Pero no son los únicos destinos de su asignación. Un interesante dato es que el 71% de los niños que reciben paga dejan al ahorro toda o parte de su remuneración. Hoy en día, más que nunca, es importante que los pequeños mantengan este hábito.

2. Niños y dinero: aprender el valor de las cosas

“Lo quiero”, “cómpramelo”… es frecuente que los niños pidan caprichos de modo insistente y de forma irreflexiva: son sus deseos y quieren que se cumplan, sin pararse a pensar si necesitan lo que solicitan o si el precio que tiene es asumible para la familia.

La clave es facilitar a los menores que reconozcan la importancia del dinero y lo manejen como “un medio o recurso que les permite conseguir muchas cosas en la vida, pero no todo”, apunta Inés Sarmiento, psicóloga y autora de ‘Cómo facilitar el despertar financiero en los niños y niñas’.

3. La alcancía, la mejor aliada del ahorro infantil

Simples actos cotidianos y algunas pautas básicas sirven para fomentar el espíritu de ahorro en los pequeños y ayudan a crear una sociedad menos consumista que sepa apreciar el valor real de las cosas. En esta cruzada, la alcancía es la mejor aliada.

La alcancía es la mejor aliada para que el niño aprenda la importancia del ahorro

La primera lección de ahorro para el niño es enseñarle a conservar parte de su asignación o del dinero que ha “ganado” por sí mismo en una alcancía. Los padres pueden pactar con el hijo cuánto dinero aportar cada semana y fijar un objetivo (un juguete que quiera comprar, una entrada para el cine, etc.) que le alentará a mantener el hábito.

Un recurso de ayuda es elaborar una sencilla tabla en la que el pequeño pueda ver la evolución de sus ahorros y así decidir si quiere ahorrar más o menos para alcanzar antes su objetivo. Además, se puede proponer al niño que fabrique su propia alcancía con una botella de plástico.

4. Enseñar al niño a “ganar” el dinero

Desde la niñez es importante que los pequeños aprendan cómo obtienen los adultos el dinero y enseñarles el valor del trabajo. La mejor opción es llevarlo a la práctica y encomendarles sencillas labores en el hogar, acordes a su edad, que tendrán que cumplir para recibir su asignación semanal, como hacer la cama, sacar la basura y poner o quitar la mesa.

También se le pueden encargar tareas esporádicas con las que pueden conseguir un dinero extra (como recoger su cuarto de un modo más concienzudo) y aprender así la importancia del esfuerzo para alcanzar sus metas. “Vivir la disciplina y el esfuerzo para después disfrutar una meta alcanzada será fundamental y valiosísimo para su vida”, apunta Leonor Villalobos en el manual ‘Finanzas para niños’ (Educación Aplicada, 2007).

5. Niños y ahorro: ¡vamos de compras!

Llevar al supermercado a los pequeños o ir con ellos a realizar las compras del material escolar es un efectivo ejercicio para que aprendan el valor de las cosas y cómo actuar para ser un consumidor responsable. “El ejemplo que le des a tu hijo sobre el manejo del dinero le marcará para siempre”, señala Villalobos.

Una buena idea es elaborar con el niño en casa la lista de la compra y enseñarle a ordenar los productos, según sean más o menos prescindibles (la leche antes que un refresco, o el papel higiénico antes que sus galletas preferidas).

Una vez en el establecimiento, es importante enseñarles a comprobar los precios y que observen que hay diferentes alternativas para elegir y así ajustar la compra al presupuesto familiar.

Fuente: consumer.es