Estudiar

Los niños pequeños encuentran dificultades en pronunciar ciertos fonemas. Con el tiempo, los defectos de pronunciación se suelen corregir pero puedes ayudarles enseñándoles ciertas retahílas.

Si tu hijo no pronuncia bien el fonema “ese”, enséñale la siguiente poesía:

Sa, sa, sa,
¡Vamos a pasear!
Se, se, se,
de la mano de Andrés
Sí, sí, sí,
también que venga Luis.
So, so, so,
¿por qué no Marisol?
Su, su, su
¡que no falte Jesús!

Esta poesía se ha creado para el fonema “zeta

Za de zarzamora
Ce de cereza.
Ci de ciruela.
Zo de zoo.
Zu de zumo
De zarzamora, cereza, ciruela
y… de lo que tú quieras.

Fuente: Las Aulas de 0 a 3 años de Cristina Lahora. Editorial Narcea