Educación_Diferenciada

La educación diferenciada para varones y mujeres impulsa su desarrollo integral de forma personalizada y mucho más completa, a continuación les compartimos 10 diferencias en el estilo de aprendizaje entre niños y niñas.

1. RAZONAMIENTO EDUCATIVO

Los chicos tienden a ser deductivos en sus conceptualizaciones, por eso ellos en términos generales, sacan mejores notas en los test rápidos de respuesta múltiple.

Las chicas prefieren el pensamiento inductivo que se basa en añadir cada vez más y más elementos a una base de conceptualización. Tienden a empezar con ejemplos concretos: ¿me podría poner un ejemplo?, es una pregunta más frecuente en las chicas ya que ellas parten de ejemplos específicos para luego construir la teoría general.

2. RAZONAMIENTO ABSTRACTO Y CONCRETO

Los chicos tienen más facilidad para realizar cálculos, aunque estos no se basen en elementos físicos; siguen mejor una clase de matemáticas en el pizarrón, les gustan los argumentos abstractos, los enigmas filosóficos y los debates morales sobre principios universales. El razonamiento abstracto suele ser explorado más por el cerebro masculino que por el femenino.

Las chicas, en cambio, si la clase de matemáticas se imparte utilizando objetos – es decir, sin el pizarrón, fuera del mundo abstracto de los significados y significantes, y dentro del mundo concreto de, pongamos, cadenas físicas de números – el cerebro femenino lo encuentra más fácil. Una chica con “cerebro científico” suele destacar en diseño industrial, y está dotada de unas capacidades espaciales que superan las de muchos chicos.

3. MOVIMIENTO

El movimiento no solo ayuda a los chicos a estimular su cerebro, sino también a controlar y aliviar sus impulsos.

Las chicas no necesitan moverse tanto durante su aprendizaje.

4. LÓGICA Y EVIDENCIA

Los chicos tienden a oír menos matiz y a pedir con mayor frecuencia pruebas claras que justifiquen lo que dice el profesor o cualquier persona.

Las chicas saben escuchar mejor y tienen mayor capacidad de audición, son más receptivas con los detalles de una conversación.

5. TENDENCIA AL ABURRIMIENTO

Los chicos se aburren con más facilidad, ellos requieren una mayor y más variada estimulación para mantener su atención.

Las chicas controlan mejor el aburrimiento en clase y en todos los entornos educativos.

6. DEL LENGUAJE

Los chicos, por lo general suelen trabajar en silencio, ellos se sienten más cómodos con el lenguaje codificado.

Las chicas, por lo general, producen más palabras que los chicos, ellas usan palabras en la medida en que aprenden y existe una mayor paridad en su uso. Ellas prefieren el lenguaje útil y cotidiano repleto de detalles concretos.

7. SENSIBILIDAD Y TÉCNICAS DE GRUPO

Los chicos tienden a limitarse a realizar bien la tarea, sin prestar demasiada atención a los sentimientos de los otros componentes del grupo. Ellos necesitan colocarse en una buena posición en el orden jerárquico del grupo, prosperan cuando constantemente buscan llamar la atención.

Las chicas tienen mayor facilidad para aprender a través del código de interacción social. Si una chica tiene una posición baja en el orden jerárquico del grupo difícilmente tiende al fracaso escolar, suelen sacar mejores notas.

8. USO DEL ESPACIO

Los chicos necesitan mucho más espacio para aprender, si los maestros no tienen esto en cuenta los chicos quedan como unos maleducados, groseros e incorregibles, cuando en realidad, ellos no hacen otra cosa que aprender conforme a los parámetros espaciales de sus cerebros.

Las chicas pueden tener un aprendizaje sin utilizar tanto espacio físico.

9. TRABAJO EN EQUIPO

Los chicos tienden a formar equipos estructurados, pasan menos tiempo que las chicas controlando el funcionamiento del equipo; suelen elegir rápidamente a los líderes para centrarse como acto seguido en los objetivos.

Las chicas forman organizaciones más flexibles, pasan mayor tiempo organizando el funcionamiento del equipo.

10. USO DEL SIMBOLISMO

Los chicos se manejan con mucha más facilidad con textos, diagramas y gráficos simbólicos, ellos usan los dibujos para aprender, ya que estimulan el hemisferio derecho, que es el que muchos chicos tienen más desarrollado.

Las chicas en una clase de literatura suelen reflexionar más sobre los aspectos emocionales del personaje y no con las imágenes del escritor.